Una cicatriz es un parche de piel permanente que crece sobre una herida. Se forma cuando el cuerpo se cura espontáneamente después de un corte, una raspadura, una quemadura o una llaga. Las cicatrices también aparecen después de una intervención quirúrgica, infecciones como la varicela o de afecciones de la piel, como el acné. 

Las cicatrices suelen ser más gruesas, más rosadas, rojas o brillantes que el resto de la piel.

El aspecto de las cicatrices depende de:

  • El tamaño y la profundidad de la herida
  • Su localización
  • El tiempo de curación
  • La edad
  • La tendencia hereditaria a la cicatrización

Las cicatrices suelen desvanecerse con el tiempo, pero nunca desaparecen completamente.

Los aceites esenciales y los aceites vegetales pueden ayudar muchísimo a la cicatrización de heridas consiguiendo que prácticamente no quede ninguna cicatriz gracias a sus propiedades.

Los aceites esenciales más beneficiosos para eliminar cicatrices son

Incienso, incienso sagrado, sándalo, ciprés, elemí, rosa, jara, mirra, siempreviva, lavanda, 3 wise men.

Estos aceites esenciales tienen altos contenidos en sesquiterpenos y monoterpenos, compuestos químicos de los aceites esenciales que ayudan a reparar el daño en el tejido celular. Cuanto antes se comience a tratar la cicatriz con los aceites esenciales más posibilidades hay de que quede una mínima cicatriz.

El macerado de hipérico es un remedio habitual en la curación de las heridas y en el tratamiento de cicatrices. El macerado de hipérico es cicatrizante y regenerador celular.

El aceite vegetal de rosa mosqueta es un regenerador natural, reafirmante, reparador y repigmentante, entre otras propiedades. Se utiliza para cicatrizar heridas, borrar estrías, atenuar arrugas, eliminar manchas en la piel y recomponer la tersura de la piel en caso de quemaduras.

Preparado para intervención quirúrgica: 

Antes de una intervención quirúrgica se puede preparar la siguiente mezcla para ayudar a la piel en la formación de cicatrices:

  • 2 gotas de aceite esencial de siempreviva
  • 3 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 4 gotas de aceite esencial de mirra
  • 1 gota de aceite esencial de sándalo
  • 1 gota de aceite esencial de ciprés
  • Aplicar 2-3 veces al día en la zona de la piel donde se va a hacer la intervención quirúrgica.

Después de la intervención quirúrgica, una vez que la herida se ha cerrado, puede ser al cabo de un par de días o al cabo de una semana, y ya no hay puntos se puede comenzar a aplicar la mezcla con aceites esenciales para ayudar a reducir las cicatrices.

No hay que quitar ninguna costra. La mezcla se aplica sobre la parte superior de la costra y alrededor. Si se quita la costra, en lugar de dejar que caiga de manera natural se formará una una cicatriz.

Para eliminar cicatrices:

La siguiente mezcla es muy eficaz para eliminar cicatrices:

  • 30 ml de aceite vegetal de rosa mosqueta o macerado de hipérico
  • 10 gotas de aceite esencial de siempreviva
  • 6 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 8 gotas de aceite esencial de mirra
  • 4 gotas de aceite esencial de pachulí
  • 5 gotas de aceite esencial de incienso
  • Aplicar 3 o 4 veces al día sobre la zona de la piel donde está la cicatriz.

Si no se tienen todos los aceites esenciales de la receta anterior, se puede hacer una mezcla con el aceite esencial o los aceites esenciales que tengamos para este tratamiento y aceite vegetal de rosa mosqueta o macerado de hipérico.

De todos modos, si sólo pudiéramos utilizar un sólo aceite esencial para la cicatrización sería el de incienso o incienso sagrado.

Por ejemplo, 30 ml de aceite vegetal de rosa mosqueta o macerado de hipérico y 30 gotas de aceite esencial de incienso:

  • 30 ml de aceite vegetal de rosa mosqueta o macerado de hipérico y 15 gotas de aceite esencial de incienso y 15 gotas de aceite esencial de siempreviva.
  • 30 ml de aceite vegetal de rosa mosqueta o macerado de hipérico y 15 gotas de aceite esencial de incienso y 15 gotas de aceite esencial de lavanda.

Leave a Reply